Oración por Libertad Espiritual
Antonio Apablaza

Antonio Apablaza

Síguenos:

(Isaías 54:17) Ninguna arma forjada contra mi prosperará, y condeno toda lengua que se levante contra mi en juicio. Esta es mi herencia de los siervos de Jehová, y mi salvación vendrá de Jehová. 

(2 Corintios 10:4) Porque mis armas de milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.

(Efesios 6:16) Sobre todo, tomo el escudo de la fe, con el que podre apagar todos los dardos de fuego del maligno. 

(Efesios 6:17) Tomo el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.

(Gálatas 3:13) Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero).

(1 Juan 4:4) Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.

(Efesios 6:14-17). Estoy, pues, firme, ceñidos mis lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, Tomo el escudo de la fe, con el que podre apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomo el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.

(Colosenses 1:13) El cual me ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo.

(Lucas 10:19) He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada me dañará.

(2 Timoteo 1:7) Porque no me ah dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

(Efesios 1:3) Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que me bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. 

(Isaías 53:5) Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por mis pecados; el castigo de mi paz fue sobre él, y por su llaga fui curado.

(Génesis 49:8) Judá, te alabarán tus hermanos

(Salmo 23:5-6) Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unge mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días. 

(Romanos 5:17) Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. 

(Juan 10:10) El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. 

(1 Juan 1:7) Pero si estoy en luz, como él está en luz, tengo comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo me limpiara de todo pecado.

(2 Corintios 5:21) Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. 

(Deuteronomio 28:13) Me pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estaré encima solamente, y no este debajo, si obedezco los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas. 

(Job 22:28) Determinare asimismo una cosa, y te seré firme, Y sobre mis caminos resplandecerá  luz. 

(Lucas 2:52) Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres. 

(Salmos 112:3) Bienes y riquezas hay en su casa, Y su justicia permanece para siempre. 

(Salmos 91:16) Me saciaras con larga vida, Y me  muestras mi salvación. 

(Salmos 91:1) El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente. 

(Salmos 91:10) No me sobrevendrán mal, Ni plaga tocará mi morada. 

(Isaías 54:13) Y todos mis hijos serán enseñados por Jehová; y se multiplicará la paz. 

 (Efesios 3:16) Para que me dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu. 

(Efesios 3:17) Para que habite Cristo por la fe en mi corazón, a fin de estar, arraigados y cimentados en amor.

(Mateo 5:44) Pero yo os digo: Ama a mis enemigos, bendice a los que me maldicen, hago bien a los que me aborrecen, y oro por los que me ultrajan y me persiguen. 

Declaración de Renunciamiento

Renuncio a toda lujuria, perversión, inmoralidad, suciedad, impureza y pecado sexual, en el nombre de Jesús. Renuncio a toda brujería, hechicería, adivinación y prácticas ocultas, en el nombre de Jesús. Renuncio a todo vínculo impío en mi alma y toda relación inmoral, en el nombre de Jesús. Renuncio a todo odio, ira, resentimiento, venganza, represalia, rencor y amargura, en el nombre de Jesús. Perdono a toda persona que me haya lastimado, decepcionado, abandonado, tratado malo rechazado, en el nombre de Jesús. Renuncio a toda adicción a las drogas, al alcohol a toda sustancia legal o ilegal que me haya atado, en el nombre de Jesús. Renuncio a todo orgullo, soberbia, arrogancia, vanidad, egolatría, desobediencia y rebelión, en el nombre de Jesús. Renuncio a toda envidia, celos y codicia, en el nombre de Jesús. Renuncio a todo miedo, incredulidad y duda, en el nombre de Jesús. Renuncio a todo egoísmo, toda autocompasión, todo rechazo hacia mí mismo, todo odio hacia mí mismo, así como a todo deseo de ser reconocido y de hacer mi propia voluntad, en el nombre de Jesús. Renuncio a todo pensamiento y sistema de creencias impío, en el nombre de Jesús. Renuncio a todo pacto, juramento y voto impío hechos por mí mismo o por mis ancestros, en el nombre de Jesús.

Oración para romper maldiciones generacionales y echar fuera espíritus generacionales.

(Gálatas 3:13) Cristo me redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero).

Rompo toda maldición generacional de orgullo, lujuria, perversión, rebelión, brujería, idolatría, pobreza, rechazo, miedo, confusión, adicción, muerte y destrucción, en el nombre de Jesús. Ordeno a todos los espíritus generacionales que entraron a mi vida durante mi concepción, en el vientre, en el canal del parto y a través del cordón umbilical a que salgan, en el nombre de Jesús. Rompo toda maldición y palabra negativa que yo haya hablado sobre mi vida, en el nombre de Jesús.

Rompo toda maldición y palabra negativa que haya sido hablada sobre mi vida por otras personas, incluyendo aquellas en autoridad, en el nombre de Jesús. Ordeno a todos los espíritus ancestrales de la masonería, la idolatría, la brujería, la religión falsa, la poligamia, la lujuria y la perversión que salgan de mi vida, en el nombre de Jesús. Ordeno a todos los espíritus hereditarios de lujuria, rechazo, miedo, malestar, debilidad, enfermedad, ira, odio, confusión, fracaso y pobreza que salgan de mi vida, en el nombre de Jesús. Rompo los derechos legales de todos los espíritus generacionales que obran detrás de una maldición, en el nombre de Jesús, ustedes no tienen derecho legal para obrar sobre mi vida. Ato y reprendo a todo espíritu familiar y espíritu guía que quiera obrar en mi vida a partir de mis ancestros, en el nombre de Jesús. Renuncio a toda creencia y filosofía falsa heredada por mis ancestros, en el nombre de Jesús. Rompo toda maldición sobre mi economía que provenga de mis ancestros que hayan engañado o hecho malos manejos de dinero, en el nombre de Jesús. Rompo toda maldición de malestar y enfermedad y ordeno a todas las enfermedades heredadas que salgan de mi cuerpo, en el nombre de Jesús. Por medio de Jesús, mi familia es bendita 

Renuncio a todo orgullo heredado de mis ancestros, en el nombre de Jesús. Rompo todo juramento, voto y pacto que mis ancestros hayan hecho con el diablo, en el nombre de Jesús. Rompo toda maldición hecha en secreto contra mí por agentes de Satanás, en el nombre de Jesús (Salmos 10:7) Llena está su boca de maldición, y de engaños y fraude; Debajo de su lengua hay vejación y maldad.

Rompo toda maldición escrita que pueda afectar mi vida, en el nombre de Jesús (2 Crónicas 34:24) He aquí yo traigo mal sobre este lugar, y sobre los moradores de él, todas las maldiciones que están escritas en el libro que leyeron delante del rey de Judá.

Rompo toda maldición designada para tener efecto en mi vida cuando adquiera cierta edad, en el nombre de Jesús. Rompo toda maldición por la que se haya pagado a Balaam en mi contra, en el nombre de Jesús (Nehemías 13:2) Por cuanto no salieron a recibir a los hijos de Israel con pan y agua, sino que dieron dinero a Balaam para que los maldijera; más nuestro Dios volvió la maldición en bendición.

Señor, convierte en bendición toda maldición dicha en mi contra (Nehemías 13:2) Por cuanto no salieron a recibir a los hijos de Israel con pan y agua, sino que dieron dinero a Balaam para que los maldijera; más nuestro Dios volvió la maldición en bendición.

¡Rompo toda rebeldía generacional que me haga resistir al Espíritu Santo (Hechos 7:51) ¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.

Rompo las maldiciones de muerte habladas por las autoridades de mi nación sobre mi nación. Rompo las maldiciones de muerte habladas en contra de mi país dichas por gente de otras naciones, en el nombre de Jesús.

Oración para anular pactos impíos

Rompo y anulo todo pacto, juramento y promesa impía que yo mismo haya hecho con mis labios, en el nombre de Jesús. Renuncio y rompo cualquier juramento impío hecho por mis ancestros hacia ídolos, demonios religiones falsas u organizaciones impías, en el nombre de Jesús (Mateo 5:33) Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos.

Rompo y anulo todo pacto con la muerte y el infierno hecho por mis ancestros, en el nombre de Jesús. Rompo y anulo todo pacto impío hecho por mis ancestros con demonios o ídolos, en el nombre de Jesús (Éxodo 23:32) No haré alianza con ellos, ni con sus dioses.

Rompo y anulo todo pacto de sangre hecho mediante sacrificios que pueda afectar mi vida, en el nombre de Jesús.

Ordeno a todos los demonios que posean algún derecho legal sobre mi vida mediante un pacto, que salgan, en el nombre de Jesús. Rompo y anulo todo pacto hecho con dioses falsos y demonios a través de prácticas ocultas y brujería, en el nombre de Jesús. Rompo y anulo todo casamiento espiritual que pudiera permitir a un íncubo o súcubo atacar mi vida, en el nombre de Jesús. Rompo y anulo todo casamiento a cualquier demonio que pudiera afectar mi vida, en el nombre de Jesús. Rompo todo pacto con el infierno, en el nombre de Jesús (Isaías 28:18) Y será anulado mi pacto con la muerte, y mi convenio con el Seol no será firme; cuando pase el turbión del azote, seré de él pisoteados.

Tengo un pacto con Dios a través de la sangre de Jesucristo, estoy unido al Señor y soy un espíritu con Él. Rompo todo pacto impío y renuevo mi pacto con Dios a través del cuerpo y la sangre de Jesús. Me divorcio de todo demonio que pudiera tener algún derecho sobre mi vida mediante cualquier pacto ancestral, en el nombre de Jesús. Ato y echo fuera a cualquier demonio en mi familia que pudiera entrar en mi vida a través de pactos ancestrales, en el nombre de Jesús.

Oración por seguridad y protección divina.

Me cubro, cubro a mi familia y a mis posesiones con la sangre de Jesús. Que el fuego de Dios rodee y proteja mi vida de toda destrucción. Que los ángeles del Señor acampen a mi alrededor y me protejan (Salmos 34:7) El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende.

Que tu gloria sea mi armadura y que proteja mi espalda y retaguardia. Levántame y estaré seguro (Salmos 119:117) Sostenme, y seré salvo, Y me regocijaré siempre en tus estatutos.

El nombre de Jesús es torre fuerte, corro a ella y estoy seguro (Proverbios 18:10) Torre fuerte es el nombre de Jehová; A él correrá el justo, y será levantado.

Señor, tú me haces habitar en seguridad (Salmos 4:8) En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.

Protégeme de los opresores (Salmos 12:5) Por la opresión de los pobres, por el gemido de los menesterosos, Ahora me levantaré, dice Jehová; Pondré en salvo al que por ello suspira.

Permíteme habitar con seguridad en mi tierra (Levítico 26:5) MI trilla alcanzará a la vendimia, y la vendimia alcanzará a la sementera, y comeré mi pan hasta saciaros, y habitare seguros en mi tierra.

(Salmos 78:53) Guíame con seguridad, de modo que no tuvieran temor; Y que el mar cubra a mis enemigos.

(Job 11:18) Tendré confianza, porque hay esperanza; Mirare alrededor, y dormiré seguro; (Isaías 14:30) Y los primogénitos de los pobres serán apacentados, y los menesterosos se acostarán confiados; más yo haré morir de hambre tu raíz, y destruiré lo que de ti quedare.

Vaya a habitar en seguridad, no temeré a nada (Ezequiel 34:28) Y los primogénitos de los pobres serán apacentados, y los menesterosos se acostarán confiados; más yo haré morir de hambre tu raíz, y destruiré lo que de ti quedare.

(Salmos 17:8) Guárdame como la niña de tus ojos y escóndeme bajo la sombra de tus alas

Estaré seguro bajo la cubierta de tus alas (Salmos 61:4) Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre; Estaré seguro bajo la cubierta de tus alas. Selah

Confiaré en la sombra de tus alas (Salmos 57:1) Ten misericordia de mí, oh, Dios, ten misericordia de mí; Porque en ti ha confiado mi alma, Y en la sombra de tus alas me ampararé Hasta que pasen los quebrantos.

Sé mi refugio de la lluvia y la tormenta (Isaías 4:6) y habrá un abrigo para sombra contra el calor del día, para refugio y escondedero contra el turbión y contra el aguacero.

(Isaías 32:2) Y será aquel varón como escondedero contra mi viento, y como refugio contra el turbión; como arroyos de aguas en tierra de sequedad, como sombra de gran peñasco en tierra calurosa.

Pon mi cabeza a cubierto en el día de la batalla (Salmos 140)

Cúbreme en la sombra de tu mano (Isaías 51:16) Y en tu boca he puesto mis palabras, y con la sombra de mi mano te cubrí, extendiendo los cielos y echando los cimientos de la tierra, y diciendo a Sion: Pueblo mío eres tú.

(Salmos 91:4) Con sus plumas me cubrirá, Y debajo de sus alas estaré seguro; Escudo y adarga es su verdad.

Sé mi refugio y mi fortaleza (Salmos 59:16) Pero yo cantaré de tu poder, Y alabaré de mañana tu misericordia; Porque has sido mi amparo Y refugio en el día de mi angustia.

Defiéndeme y libérame (Isaías 31:5) Como las aves que vuelan, así amparará Jehová de los ejércitos a Jerusalén, amparando, librando, preservando y salvando.

Que tu gloria sea mi defensa (Isaías 4:5) Y creará Jehová sobre toda la morada del monte de Sion, y sobre los lugares de sus convocaciones, nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de fuego que eche llamas; porque sobre toda gloria habrá un dosel,

(Salmos 59:1) Líbrame de mis enemigos, oh, Dios mío; Ponme a salvo de los que se levantan contra mí.

(Salmos 119:114) Mi escondedero y mi escudo eres tú; En tu palabra he esperado.

(Salmos 5:12) Porque tú, oh, Jehová, me bendecirás;  Como con tu escudo mi rodearás de tu favor.

(Salmos 59:11) No los mates, para que mi pueblo no olvide; Dispérsalos con tu poder, y abátelos, Oh Jehová, escudo mío.

(Salmos 91:4) Con tus plumas me cubrirás, Y debajo de sus alas estaré seguro; Escudo y adarga es su verdad.

Señor, tú eres mi sol y mi escudo (Salmos 84:11) Porque sol y escudo es Jehová Dios; Gracia y gloria dará Jehová. No quitará el bien a los que andan en integridad.

Señor, tú eres mi escudo y mi galardón será sobremanera grande (Génesis 15:1) Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande.

No temeré a diez mil que se hayan levantado en contra mía, porque tú eres mi escudo (Salmos 3:1-6)

Eres una torre fuerte en contra del enemigo (Salmos 61:3) Porque tú has sido mi refugio,

Y torre fuerte delante del enemigo.

Oraciones relacionadas con el cielo y las estrellas.

Estoy sentado en lugares celestiales en Cristo, por encima de todo principado, potestad, poder y dominio (Efesios 1:3) Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,

Tomo mi lugar en los cielos y ato los principados y potestades que obran contra mi vida, en el nombre de Jesús. Rompo y reprendo todo plan en los cielos que obre en mi contra a través del sol, la luna, las estrellas y las constelaciones. Ato y reprendo toda fuerza impía que obre en mi contra a través de la Estrella de la mañana, las Pléyades, el Orión y la Osa mayor (Job 38:31-32) ¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, O desatarás las ligaduras de Orión? ¿Sacarás tú a su tiempo las constelaciones de los cielos, O guiarás a la Osa Mayor con sus hijos?

Ato y reprendo a todas las deidades y demonios que obran a través de la luna, en el nombre de Jesús (2 Reyes 23:5) Y quitó a los sacerdotes idólatras que habían puesto los reyes de Judá para que quemasen incienso en los lugares altos en las ciudades de Judá, y en los alrededores de Jerusalén; y asimismo a los que quemaban incienso a Baal, al sol y a la luna, y a los signos del zodíaco, y a todo el ejército de los cielos.

Ato a las deidades y demonios que obran a través del sol, en el nombre de Jesús (2 Reyes 23:5) Y quitó a los sacerdotes idólatras que habían puesto los reyes de Judá para que quemasen incienso en los lugares altos en las ciudades de Judá, y en los alrededores de Jerusalén; y asimismo a los que quemaban incienso a Baal, al sol y a la luna, y a los signos del zodíaco, y a todo el ejército de los cielos.

Ato a todas las deidades y demonios que obran a través de las estrellas y planetas, en el nombre de Jesús (2 Reyes 23:5) Y quitó a los sacerdotes idólatras que habían puesto los reyes de Judá para que quemasen incienso en los lugares altos en las ciudades de Judá, y en los alrededores de Jerusalén; y asimismo a los que quemaban incienso a Baal, al sol y a la luna, y a los signos del zodíaco, y a todo el ejército de los cielos.

El sol no me dañará de día ni la luna de noche (Salmos 121:6) El sol no te fatigará de día, Ni la luna de noche.

Los cielos fueron creados como una bendición para mi vida. Recibo la lluvia y las bendiciones del cielo sobre mi vida, en el nombre de Jesús. Oro porque los ángeles sean enviados a hacer guerra en contra de cualquier espíritu en los cielos enviado para bloquear la respuesta a mis oraciones (Daniel 10:12-13) Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido. 13 Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia.

Ato al príncipe de la potestad del aire, en el nombre de Jesús (Efesios 2:2) En los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia.

Oro porque las ventanas de los cielos sean abiertas sobre mi vida (Malaquías 3:10) Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

Oro por que el cielo sea abierto y ato toda interferencia demoníaca de los cielos, en el nombre de Jesús. Que los poderes malignos del cielo sean sacudidos, en el nombre de Jesús (Mateo 24:29) Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

Que de los cielos caiga rocío sobre mi vida (Deuteronomio 33:28) E Israel habitará confiado, la fuente de Jacob habitará sola En tierra de grano y de vino; También sus cielos destilarán rocío.

Inclina tus cielos y desciende, oh, Señor (Salmos 144:5) Oh Jehová, inclina tus cielos y desciende; Toca los montes, y humeen.

Que los cielos se abran sobre mi vida y déjame ver visiones (Ezequiel 1:1) Aconteció en el año treinta, en el mes cuarto, a los cinco días del mes, que estando yo en medio de los cautivos junto al río Quebar, los cielos se abrieron, y vi visiones de Dios.

Sacude los cielos y llena mi casa con tu gloria (Hageo 2:6-7) Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Truena en los cielos en contra del enemigo, oh, Señor (Salmos 18:13) Tronó en los cielos Jehová, Y el Altísimo dio su voz; Granizo y carbones de fuego.

Que los cielos destilen en la presencia de Dios (Salmos 68:8) La tierra tembló; También destilaron los cielos ante la presencia de Dios; Aquel Sinaí tembló delante de Dios, del Dios de Israel.

Que los cielos alaben tus maravillas, oh, Señor (Salmos 89:5) Celebrarán los cielos tus maravillas, oh, Jehová, Tu verdad también en la congregación de los santos.

Muestra tus maravillas en los cielos (Joel 2:30) Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo.

Cabalga sobre los cielos y da tu poderosa voz, oh, Señor (Salmos 68:33) Al que cabalga sobre los cielos de los cielos, que son desde la antigüedad; He aquí dará su voz, poderosa voz.

Que tu multiforme sabiduría sea dada a conocer a las potestades en los cielos (Efesios 3:10) Ara que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales.Me

Compartir artículo:

¿Desea obtener salvación o retomar su vida espiritual con Jesús? ¡Haga esta oración con voz audible y todo su corazón!

Dios mío, me arrepiento de todos mis pecados y te pido perdón. Reconozco que Jesús cargó con mis pecados para morir en la cruz en mi lugar, y que resucitó de entre los muertos para darme vida eterna. Le abro mi corazón para que venga y viva en mí. Declaro que a partir de hoy, me determino a seguir por siempre los pasos de Jesús para ser como él, y cumplir mi propósito de vida en esta tierra. Amén. 

Si usted ha hecho esta oración, por favor, escríbanos un mensaje, queremos saber de usted, y poder ayudarle en esta nueva etapa de su vida. ¡Felicidades!

Explorar más...

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios